*ALEMANIA SE DESPIDE DE ANGELA MERKEL*

Con seis minutos de calurosos aplausos, en las calles, balcones, ventanas, todo el País aplaudió durante 6 minutos – ¡espectacular ejemplo de liderazgo y defensa de la humanidad, chapeaux!

Los alemanes la eligieron para dirigirlos, y ella dirigió a 80 millones de alemanes durante 18 años con competencia, habilidad, dedicación y sinceridad. Ella no dijo tonterías. No apareció en los callejones de Berlín para ser fotografiada. Fue apodada “La Dama del Mundo” y fue descrita como el equivalente a seis millones de hombres.

Durante estos dieciocho años de liderazgo de la autoridad en su país, no se registraron transgresiones en su contra. No asignó a ninguno de sus familiares a un cargo en el gobierno. Ella no afirmó ser la creadora de glorias. No recibió pagos millonarios, ni nadie animó su actuación, no recibió cartas ni juramentos, no luchó contra los que la precedieron.

Ayer, Merkel dejó la posición de liderazgo del partido y se la entregó a quienes la siguieron, y Alemania y su pueblo alemán están en las mejores condiciones de todos los tiempos.

La reacción de los alemanes no tuvo precedentes en la historia del País. Toda la población salió a los balcones de sus casas y la aplaudió espontáneamente durante 6 minutos seguidos. Una ovación de pie a nivel nacional.

Alemania se mantuvo como un solo cuerpo despidiéndose de su líder, un físico químico que no fue tentado por la moda o las luces y no compró bienes raíces, autos, yates y aviones privados, sabiendo que ella es de la antigua Alemania Oriental.

Dejó su puesto después de dejar Alemania en la cima. Ella se fue y sus familiares no reclamaron ventaja. Dieciocho años y nunca cambió su vestuario. Dios sea con este líder silencioso.

En una conferencia de prensa, una periodista le preguntó a Merkel: Notamos que estás usando el mismo traje, ¿no tienes otro? Ella respondió: “Soy una empleada del gobierno y no una modelo”.

En otra rueda de prensa, le preguntaron: ¿Tiene sirvientas que limpian su casa, le preparan la comida, etc.? Su respuesta fue: “No, no tengo sirvientes y no los necesito. Mi esposo y yo hacemos este trabajo en casa todos los días.

Entonces otro periodista preguntó: ¿Quién lava la ropa, tú o tu marido? Su respuesta: “Yo arreglo la ropa, y mi marido es el que maneja la lavadora, y suele ser de noche, porque hay luz eléctrica y no hay presión, y lo más importante es llevarse en la cama”. Cuenta los posibles inconvenientes para los vecinos, afortunadamente la pared que separa nuestro departamento de los vecinos es gruesa, ella les dijo: “Esperaba que me preguntaran por los aciertos y fracasos en nuestro trabajo en el gobierno”

La Sra. Merkel vive en un apartamento normal como cualquier otro ciudadano. Vivió en este apartamento antes de ser elegida canciller de Alemania. Ella no la abandonó y no es dueña de villa, criados, piscinas ni jardines.

Merkel, la ahora ex canciller de Alemania, ¡la economía más grande de Europa!

🇩🇪🇩🇪🇩🇪🇩🇪🇩🇪🇩🇪🇩🇪🇩🇪

Comparte para iluminar y educar a nuestra gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *