El camarógrafo muerto el pasado sábado en Ucrania mientras filmaba los combates no era un periodista, sino un cineasta, y además fue disparado por los ucranianos, y no por los rusos, seguro este lunes el embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia.

En una sesión del Consejo de Seguridad dedicada a tratar el papel de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Nebenzia dedicó parte de la intervención a rebatir distintas informaciones de los últimos días según él tergiversadas por una gran cantidad de medios de comunicación.

Y sobre la muerte de Brent Renaud, camarógrafo muerto por disparos en Irpin, en las cercanías de Kiev, el embajador quiso aportar lo que llamó “dos precisiones”: “No es periodista, el New York Times lo dijo pero en internet aparecen informaciones de que no se dedicaba a actividades periodísticas sino que era cineasta”, apuntó.

Además, apuntó a que no murió por disparos de las fuerzas rusas: “Los testimonios del ataque dicen que los que dispararon fueron los ucranianos”, sostuvo.

Renaud, de 50 años, fue alcanzado junto al fotógrafo colombo-estadounidense Juan Arredondo, que resultó herido y pudo ser evacuado a un hospital; desde allí, escribió un post en el que dijo que su vehículo fue disparado por fuerzas rusas al acerarse a un puesto de control y que Renaud fue alcanzado en el cuello.

El desaparecido, según una página web que compartió con su hermano, había cubierto numerosos conflictos en los últimos años como Irak y Afganistán, así como la crisis migratoria centroamericana.

Un amigo cercano dijo a la cadena CNN que Renaud estaba trabajando en un documental sobre los flujos de refugiados en el mundo, y voló a Ucrania en cuanto supo de la guerra.

Origen: El Nuevo Diario