Serrana, una ciudad localizada en el interior del estado de Sao Paulo, en Brasil, y que alberga a 45.000 habitantes, inmunizó a cerca de 30.000 mayores de 18 años con la vacuna china de Sinovac entre el 17 de febrero y el 11 de abril, en medio de un experimento sin precedentes en el mundo.

Serrana fue escogida para el estudio por ser una ciudad de baja población con altos índices de contagio por covid-19. Tras mes y medio de terminar el proceso de vacunación en Serrana, el Instituto Butantan, uno de los centros de investigación médica más prestigiosos de Brasil y Latinoamérica, adscrito a la Gobernación de Sao Paulo y encargado de la fabricación en Brasil de esa vacuna china, presentó este lunes las conclusiones en una rueda de prensa.

El estudio encontró que la pandemia del coronavirus puede ser controlada si el 75 por ciento de la población está vacunada contra el covid-19, informó el Instituto Butantan.

De acuerdo con el estudio, las muertes cayeron un 95 por ciento tras la vacunación masiva, las hospitalizaciones bajaron un 86 por ciento y los casos sintomáticos se redujeron en un 80 por ciento.

El proceso de vacunación del denominado ‘Proyecto S’ (Proyecto Serrana) se extendió por cuatro semanas y en cada una de ellas se inmunizó a un grupo de adultos. El control de la pandemia en el municipio se logró cuando el 75 por ciento de su población recibió las dos dosis del inmunizante chino, concluyó el estudio. 

Los responsables por el estudio compararon los datos desde el inicio del proyecto -hasta que se completó la vacunación de todos los grupos- con el resto del trimestre evaluado (febrero, marzo y abril de 2021). Los datos señalan que el 16 de febrero, un día antes de iniciarse el proceso masivo de vacunación, este municipio sumaba 57 muertes y 2.499 casos confirmados del virus. Luego de la inmunización, los casos cayeron a 699 en marzo y a 251 en abril. Las muertes se desplomaron de 30 a 6 en el mismo período.

Los resultados también mostraron que la vacunación protege tanto a los adultos que recibieron las dos dosis del inmunizante chino como a los niños y adolescentes que no fueron vacunados, por lo que se concluye que los menores de edad no necesitarían inmunizarse por los efectos indirectos de la vacuna.

Según explicó el director de ensayos clínicos del Instituto Butantan, el colombiano Ricardo Palacios, también director del estudio, la inmunización generó una especie de “cinturón inmunológico” en Serrana, “reduciendo drásticamente” la transmisión del virus en el municipio.

“El resultado más importante fue entender que podemos controlar la pandemia incluso sin vacunar a toda la población. Cuando se alcanzó una cobertura del 70 por ciento al 75 por ciento, la caída en la incidencia se notó incluso en el último grupo que aún no había completado el calendario de vacunación”, dijo y precisó: “No será necesario vacunar a los menores”.

Para el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, eso demuestra que la vacuna de Sinovac “es segura, eficaz y eficiente” y contribuye a prevenir el desarrollo de la enfermedad, las complicaciones y muertes entre los infectados.

“Ahora también sabemos que tiene un efecto beneficioso en toda la población, protegiendo tanto a las personas vacunadas como no vacunadas y reduciendo significativamente la circulación viral”, agregó.


www.elcohetedelsur.com

Origen:El tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *