Ha sido una semana dura para las empresas tecnológicas chinas.

Durante el fin de semana, el gigante del comercio electrónico Alibaba, del multimillonario chino Jack Ma, recibió una multa de US$2.800 millones por parte de los reguladores chinos, que dijeron que había estado abusando de su posición en el mercado durante años.

Y el lunes, la firma de pagos digitales china Ant Group —filial de Alibaba— anunció un plan de restructuración drástico, siendo forzada por los reguladores a actuar más como un banco que como una tecnológica.

Un día después, 34 compañías, las más destacadas del sector tecnológico de China, fueron convocadas por las autoridades con una advertencia: que Alibaba fuera una lección para todas ellas.

Origen: BBC News Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *