SANTO DOMINGO.- El partido Fuerza Nacional Progresista (FNP) urgió a las autoridades de la República Dominicana a que «tomen acciones concretas» para mitigar las interferencias que causan emisoras haitianas y la penetración de la señal de telefonía móvil en la franja fronteriza, principalmente en Montecristi y Dajabón.

Asimismo, criticó la falta de voluntad del gobierno haitiano en resolver la situación.

Recordó que República Dominicana ha intentado buscar soluciones a través de las vías formales «Sin embargo, entendemos que debemos tomar formas independientes para mitigar dicho mal, medidas más drástica para corregir esta situación, por un tema de seguridad nacional».

A continuación, un documento sobre el tema enviado por la FNP a ALMOMENTO.NET:

«Los medios de comunicación constituyen uno de los poderes fácticos de la democracia, esto es así por el poder que tienen un moldear el comportamiento de una sociedad e influencias en sus prácticas y costumbres y más aún en movilizar la conciencia ciudadana a favor o en contra de algún hecho social o político, de ahí la importancia gestionar el uso correcto de estos medios.

Esto adquiere más valor cuando hablamos de la frontera dominico – haitiana, a sabiendas que el vecino país transmite en un idioma distinto al nuestro, y que gran parte de la población dominicana desconoce su lengua, es decir, estamos hablando de una doble injerencia, cultural y política.

En ese orden, en un estudio realizado por nuestro personal técnico de la Fuerza Nacional Progresista en la línea fronteriza norte, específicamente Dajabón y Montecristi, identificaron 77 frecuencias en la banda FM de las cuales, 45, equivalente a un 58.44 %, están ocupadas ilegalmente por estaciones haitianas.

Esta situación es sumamente grave en Montecristi donde el 64%, es decir, de 30 estaciones de radio hay 44 frecuencias que están ocupadas por estaciones haitiana.

En el caso de Dajabón es del 44%, de 15 estaciones hay 33 estaciones identificadas que vienen desde Haití.

El 66% y 44% de las estaciones radiofónicas en la Banda FM de Montecristi y Dajabón están ocupadas por estaciones haitianas.

Cabe destacar que, recientemente el Estado dominicano, en la persona del Lic. Nelson Arroyo, Pte. del Consejo Directivo del INDOTEL, firmó un memorando de entendimiento con el Estado haitiano, a través del CONATEL y su representante León Jean Marie Guillaume.

En dicho memorando, ambas partes admiten la existencia de “actividades fraudulentas perpetradas desde determinadas localidades cercanas a la frontera haitiano-dominicana” y que, por tanto, Indotel, así como CONATEL acordaron brindar el apoyo necesario para identificar a los operadores ilegales y tomar medidas enérgicas respecto a estas.

Además, las partes se comprometieron a “ayudar a neutralizar las redes de operadores ilegales que causen daños graves, tanto a los operadores autorizados como al Estado, en la medida que lo permita la ley territorial aplicable”, de ambas partes.

Mientras el Estado Dominicano ha cerrado 38 emisoras, bajo el amparo de la Ley 153-98, que regula el espectro radioeléctrico, se considera entre las “faltas muy graves” la prestación de servicios de telecomunicaciones sin la correspondiente concesión, licencia o inscripción. No ha habido ninguna acción por parte del CONATEL para lograr controlar este modo de injerencia y presencia ilegal de estas estaciones en el territorio fronterizo.

Todos estos acuerdos no son nuevos, ya para julio del 2017, las autoridades de telecomunicaciones de República Dominicana y Haití habían acordado buscar una solución conjunta a las interferencias que causan las emisoras de radio en la frontera dominico-haitiana, así como al problema de penetración de la señal de telefonía móvil en ambos países.

Para aquel entonces, el presidente del Consejo Directivo del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), José del Castillo Saviñón, encabezó una reunión con las autoridades de la entidad reguladora de las Telecomunicaciones del vecino país de Haití, Consejo Nacional de las Telecomunicaciones (CONATEL), donde se abordaron los temas de interferencias en las emisoras de radio de ambas naciones, sobre todo las de Frecuencia
Modulada (FM), así como la penetración de la señal de telefonía móvil en la frontera dominico- haitiana.

Esto demuestra la falta de voluntad del gobierno haitiano en resolver esta situación, y como bien dice un dicho “con tramposo no se negocia”. Hemos intentado buscar soluciones a través de las vías formales, pero entendemos que debemos tomar formas independientes para mitigar dicho mal, medidas más drástica para corregir esta situación, por un tema de seguridad nacional.

Urge que las autoridades dominicanas tomen acciones concretas encaminadas a resolver esta situación, ya que, contando con la otra parte, Haití, sería casi imposible resolver la misma por es estado de ingobernabilidad en que vive sumido dicho pueblo. Una muestra de ello es, el magnicidio que acaba de ocurrir el 7 de julio en dicho país, donde se asesinó su presidente de turno, Jovenel Moise.

En el caso de la banda AM pudimos observar poca actividad en la misma, ya que, de un total de 233 frecuencias monitoreadas, solo dos eran dominicanas y cero haitianas.

Lo que muestra que el desmonte de las estacione de radio, tanto del lado dominicano, así como haitiano, es un hecho, esta banda casi no se usa en la línea noroeste en ambos países, ya que no constituye un atractivo en cuanto a calidad de la señal ni a costos de funcionamiento.

Es necesario adoptar medidas que vallan acorde con los tiempos.

Haití es un Estado fallido, y así es que nuestras autoridades deberían tratarle, hasta que la comunidad internacional y las autoridades del vecino país, decidan de una manera seria, enfrentar y resolver su situación de penuria e ingobernabilidad»

Origen:Al momento.net

Deja una respuesta