ROMA.- Los líderes del G20 (grupo de  las veinte economías más importantes del mundo) reunidos aquí han acordado mantener el techo del calentamiento global en 1,5 grados como una de las principales medidas para afrontar el cambio climático.
Además, establecieron destinar 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo para ayudarles en su transición verde.
La cifra fijada es un avance respecto a París hace 12 años, que marcaba 2 grados. Sin embargo, los Veinte no han situado la fecha de descarbonización en 2050, como establece el Acuerdo de París, sino que hablan de llevarlo a cabo «alrededor de la mitad de siglo».
«Podemos darnos por satisfechos», ha respondido el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, preguntado por ello al valorar el acuerdo en una comparecencia tras la cumbre de Roma. «Creo que desde el punto de vista de las expectativas, se han superado con creces a nivel de compromisos», ha agregado.
DECLARACION FINAL

El G20, cuyos miembros acumulan el 80% de la riqueza y el 60% de la población del mundo, ha consensuado inversiones por esos 100.000 millones de dólares anuales para que los países en vías de desarrollo puedan implementar políticas que les permitan respetar los compromisos medioambientales.

En un primer documento de la declaración final, filtrado a los medios, el G20 manifiesta su compromiso para «la completa y efectiva implementación» de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 1992 y el Acuerdo de París de 2015, del que Estados Unidos se retiró bajo la administración de Donald Trump.

«Seguimos comprometidos con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2°C y continuar los esfuerzos para limitarlo a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales, también como un medio para permitir el logro de la Agenda 2030», se lee.

Origen: Almomento.net

sp-am