La ola de calor Lucifer está convirtiendo Italia, y en particular el sur del país, en un infierno con temperaturas que superan constantemente los 40 grados y que en muchas ocasiones rondan los 45. Aunque el episodio está afectando con especial severidad a las regiones de Sicilia, Calabria y Apulia, en el extremo sur, en el norte también se han disparado los termómetros y varias ciudades están en el máximo nivel de alerta estos días.

En Siracusa, una ciudad costera en el extremo oriental de Sicilia, el mercurio alcanzó el miércoles los 48,8 grados, según las mediciones del Servicio Informativo Agrometeorológico (SIAS) del gobierno regional. Esta temperatura extrema aún tiene que ser validada en los próximos días por la Organización Meteorológica Mundial, pero de confirmarse supondría un nuevo récord de calor en Europa, ya que la mayor marca registrada oficialmente hasta el momento, de 48 grados, se dio en Atenas en 1977. En 1999 se alcanzaron los 48,5 grados en una estación no oficial de Catenanuova, también en Sicilia, pero no fueron confirmados.

En vídeo, estas son las imágenes de los incendios en Italia, donde la región sur es la más afectada.REUTERS / EFE / FRANCESCO RUTA

Aunque es indudable que las temperaturas son excepcionalmente altas, los valores exactos dependen de los métodos de medición que se empleen y de su precisión. Por ejemplo, los termómetros electrónicos, expuestos al sol, de algunas farmacias sicilianas llegaron a marcar 51 grados. Los medidores del Ejército han registrado temperaturas que rozan los 45 grados como máximo en numerosos puntos de la isla, en particular en áreas del interior. En Cerdeña se han alcanzado picos de 43,1 grados, en Calabria (la punta de la Bota) se rozaron los 42; y en Campania, con capital en Nápoles, y en el Lazio, Roma, se llegó a los 40 grados.

MÁS INFORMACIÓN

Este jueves, en total en todo el país hubo diez ciudades ―hace dos días fueron solamente cuatro― en alerta roja, el máximo nivel, por altas temperaturas, como Palermo, Bari o Bolonia o Roma, donde el asfalto se derrite al paso de los peatones y para el viernes, el Ministerio de Sanidad añadió otras cinco localidades a la lista, entre ellas Florencia y la norteña Bolzano. Se espera que los termómetros sigan desbocándose durante el fin de semana. La alerta roja se utiliza en el boletín de la ola de calor del ministerio para marcar los centros urbanos en los que hay un alto riesgo para toda la población, y no solo para los sectores más débiles, como los enfermos y los ancianos, para lo que se utiliza la alerta naranja.

El Mediterráneo, en llamas

La situación, con valores tórridos por encima de los 40 grados, se replica en gran parte del Mediterráneo oriental, donde países como Grecia, Macedonia del norte, Albania, Argelia o Turquía están atravesando las peores olas de calor de los últimos años y siguen siendo pasto de las llamas.

Origen:  El Pais

Deja una respuesta