“Vine a República Dominicana a comprar los materiales para empezar el muro ” en esos términos se expresó el empresario de origen haitiano Marcus Boereau puntualizando que decidió empezar la construcción de un nuevo muro entre ambas naciones, pero no un muro de seguridad, sino un muro de carga.

El muro portante que dice estar construyendo, es una pared que respeta los límites de cada país, no apoya la migración ilegal y comparte lo mejor de cada nación. Es un muro que posee función estructural; que soporta otros elementos estructurales de nuestras sociedades:  como los negocios, la creación de riquezas, potencia la inversión y aboga por la armonía comercial.

El empresario quiere mostrar que independientemente de lo orgulloso que está de sus orígenes, la situación por la que atraviesa su país, no lo limita, ni a él ni a los inversionistas haitianos de clase élite que como él ven a República Dominicana como destino de negocios.

Marcus Boereau, es un profesional en Relaciones y Comercio Internacional que domina 8 idiomas, con una maestría en Economía de la Universidad de Shanghai, pero también es Fundador y CEO de IMAR Business Group, una empresa con base en China y que cuenta con varias filiales  que se dedica al servicio de asesoría y facilitación para importaciones y exportaciones en el mercado chino, gracias a que vivió en Asia por más de 12 años, lo que le ha dado una experiencia de primera mano de la cultura y sociedad china y donde desarrolló una sólida carrera en el área de la comunicación y el espectáculo; hasta hacer el tránsito natural a negocios, fruto de la experiencia adquirida trabajando en Haití en la administración pública, en su embajada en Taiwán y la oficina comercial en China.

En medio de la pandemia y tras quedar varado en República Dominicana por el cierre de las fronteras, una inversión personal terminó convirtiéndose en lo que hoy es IMAR Ventures, una empresa que ha ayudado a  decenas de personas y socios a tomar decisiones de inversión clave y asegurándoles la estabilidad financiera en el sector inmobiliario dominico-haitiano, convirtiéndolo en el líder actual de éste sector