El presidente Luis Abinader definió este jueves la situación que vive Haití en estos momentos como “una guerra civil de baja intensidad”.

Durante un discurso ante el Consejo Permanente de la OEA, en Washington, Estados Unidos, el mandatario dominicano enfatizó: “Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora”.

Manifestó que “una vez más, República Dominicana tiene la necesidad y el deber de reiterar que la más duradera y robusta respuesta a la crisis haitiana debería venir de los haitianos”.

“Abogamos y deseamos que así sea, pero cada vez vemos más lejana la posibilidad de entendimiento y consenso en esa vecina nación”, dijo el mandatario.

Esta última semana, luego de que el gobierno encabezado por Ariel Henry anunciara un incremento en los precios de los combustibles, la crisis social y política que atraviesa Haití desde hace años se ha agudizado. Las protestas, que aumentan cada día, paralizaron ayer la capital.

Este jueves, el gobierno de Abinader anunció el cierre de su embajada en Puerto Príncipe, y los consulados que tiene desplegados en territorio haitiano debido a la inseguridad. Asimismo, anunció la evacuación de su personal civil. Igualmente garantizó que la frontera está resguardada. 

Lo que debe hacer la OEA

Además de su petición a la OEA en este sentido, Abinader enumeró las acciones que, considera, este organismo debe realizar.

Primero: Haití ha solicitado cooperación para mejorar la seguridad de ciertas infraestructuras críticas, especialmente sus puertos y aeropuertos. República Dominicana ha acompañado este interés y ha respaldado todas las iniciativas que desde la Comisión Interamericana de Puertos se han concebido para materializar este objetivo. Hasta ahora, se ha logrado muy poco; esta es una acción urgente y se deben redoblar los esfuerzos.

Segundo: La Organización de los Estados Americanos (OEA) debe asistir en la creación mecanismos y capacidades relativas al control de armas y municiones que llegan a manos de las organizaciones criminales. Este tema es critico y se encuentra entre los párrafos operativos de la resolución 2645 del consejo de seguridad de la ONU.

Tercero: Que la OEA, coordine con países miembros y la ONU, la capacitación, entrenamiento y suministro controlado de las fuerzas de seguridad pública, es decir la Policía Nacional Haitiana.

Cuarto: Tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan, es preciso colaborar con las autoridades haitianas para organizar un proceso electoral que dé como resultado un gobierno y autoridades electas con liderazgo, legitimidad y respaldo popular. La OEA debe continuar desempeñando acciones fundamentales en pro de unas elecciones democráticas, una de ellas es dotar de un adecuado registro civil a toda la población haitiana.

Siguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *