Los colegios electorales de Estados Unidos han abierto este martes sus puertas en la costa este para unas elecciones de mitad de mandato en las que el Partido Demócrata intentará mantener su mayoría en las dos cámaras del Congreso para los dos últimos años del mandato del presidente, Joe Biden.

La votación presencial, que arranca después de que cerca de 42 millones de personas hayan votado por correo –según datos del US Elections Project de la Universidad de Florida–, determinará la composición del Senado y la Cámara de Representantes, donde los sondeos apuntan a una posible victoria del Partido Republicano.

En el centro del proceso figuran seis estados que podrían ser clave en un posible vuelco electoral, entre ellos los cinco en los que Biden logró arrebatar el control en 2020 a los republicanos –Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin–, además de Nevada, tal y como ha recogido la cadena de televisión estadounidense CNN.

Durante las elecciones estarán en disputa los 435 escaños de la Cámara de Representantes, así como 35 en el Senado. Además, hay votaciones que afectan a organismos legislativos estatales, gobernaciones y consejos locales.

El propio Biden defendió el domingo las medidas ejecutadas durante su mandato al frente de la Administración durante un mitin para apoyar la candidatura de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, en el marco de la campaña para las ‘midterm’. Así, destacó que su predecesor, Donald Trump, «dejó en ruinas» la economía, y recalcó que fue el primer mandatario al frente de la Administración que ha provocado una tasa de desempleo mayor desde la época de Herbert Hoover.

En un intento por movilizar al electorado, el inquilino de la Casa Blanca pidió a los estadounidenses que acudan a las urnas, ya que la democracia «está en riesgo». «Las últimas encuestas dicen que el 76 por ciento de los estadounidenses se preocupa por mantener nuestra democracia. Y sabemos que este es el momento para defenderla, preservarla, elegirla», zanjó.

Fuente: Almomento.net

Siguenos