Los exsuplidores hacen afirmaciones que dan cuenta de supuestas irregularidades. José Ramón Cuevas asegura que “las nuevas autoridades hicieron un llamado a todos los compañeritos a que hagan cocina”, mientras que Elizabeth Beriguete dice que en el Inabie hay “grupos de poder que tienen cómo incidir en la institución, vulnerar la voluntad de quien sea y se salen con las suyas”. 

La licitación que realizó el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie) en abril pasado para contratar a las empresas que suplirán el almuerzo y desayuno escolar dejó fuera a cientos de micro empresas que habían sido proveedoras en ciclos pasados. Las personas afectadas aseguran que la exclusión de cerca de un 70% de los antiguos proveedores se debe a la supuesta voluntad del Inabie por beneficiar a ciertos grupos. 

Beriguete cree que las evaluaciones fueron hechas con las manos y los resultados contaminados por peritos que, ni siquiera, salieron a camino con las operaciones aritméticas. 

Fuente: Diario Libre

Siguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *